¿qué es la terapia gestalt?

La terapia Gestalt es una forma de psicoterapia de enfoque humanista creada, en los años 50 del siglo XX, por Fritz Perls, que fue psicoanalista durante 30 años, se analizó con Karen Horney y salió de la corriente freudiana para crear su propia escuela. La terapia Gestalt tiene poco y nada que ver con la más conocida psicología de la Gestalt, que se estudia con referencia a las leyes perceptivas. Perls usó el nombre y algunos conceptos de la psicología de la Gestalt para dar más impulso a una corriente que entonces se presentó como de ruptura con el psicoanálisis y el conductismo, los dos enfoques principales y contrapuestos.

Aunque dentro de la Gestalt existan diferentes corrientes, a nivel general se trata de una psicoterapia que toma del psicoanálisis conceptos como el inconsciente, los mecanismos de defensa, la transferencia y contratransferencia, para darles a la vez un matiz algo diferente.

La característica principal de la terapia Gestalt es la integración mente-corazón-cuerpo. La palabra es sólo una de las vías de curación y, dependiendo de la personalidad del paciente, las técnicas pueden ser más mentales, más emocionales o más corporales. De hecho, uno de los mayores elementos de ruptura con el psicoanálisis es que no se limita, en principio, el contacto corporal entre terapeuta y paciente.

El concepto clave de la terapia Gestalt es el "aquí y ahora". No se trabaja de manera directa con el pasado, sino que se actualizan las vivencias pasadas en el presente. No es una terapia interpretativa: el terapeuta no interpreta las producciones del paciente, sino que le guía para que él mismo llegue a tener el insight.

La terapia Gestalt es una terapia holistica que puede integrar de manera creativa las aportaciones de cualquiera otra corriente psicoterapéutica: se usa la técnica que va bien para el paciente, hasta creándola.

El aprendizaje de este tipo de terapia es básicamente experiencial y se considera imprescindible la experimentación del oficio bajo la guía del maestro y el proceso de psicoterapia personal. A este propósito, como el psicoanálisis, la terapia Gestalt propone que la neurosis caracteriza cada cual, en mayor o menor medida. La terapia no es un medio para eliminar la neurosis: sanarse es darse cuenta de la propia neurosis y, por ende, poder atender a la neurosis ajena de la manera más limpia posible.

 

Sólo quien se haya curado a su vez puede curar a otro.